miércoles, mayo 03, 2006

Car crashes & other sad stories


"Había solo una persona en el Buick y no exactamente dentro. Se encontraba a tres cuartas más allá del parabrisas. Había una bonita luna..."

Robert Switzer, Head-on, 1953

Mell Kilpatrick era fotógrafo en South California durante las décadas de los 40 y 50, justo en la eclosión de la llegada de la tecnología y los coches. Se obsesionó con plasmar los devastadores efectos de tal boom: sus retratos quedan vívidos y extrañamente congelados. Acero, cristal y asfalto se conjuran para componer una desencantada postal en el que la felicidad absoluta del que se sabe millonario quedaba truncada en una milésima de segundo debido a otro incauto, una palmera que momentos antes no estaba, o un tímido perro abandonado que se cruzaba. Juega a veces de manera cruel con metaforas que se sienten evidentes, como ese coche que cruza un panel que reza "It´s LUCKY when you live in America". No sólo sirve para estatizar dicho infortunio, sino para servir de fiel reflejo de la sociedad: la estoicidad de la policía, la curiosa mirada de un niño a través de la ventanilla...
TASCHEN editaba una compilación de su obra, a la que también se le añaden fotografías de asesinatos y suicidios. Más negro que el cine negro. Pero tan real que produce extrañeza, no dejándonos de preguntar si realmente no nos encontramos ante un fotograma rescatado de la época dorada del género.

1 comentario:

mandi dijo...

ahhh, este libro es una auténtica maravilla.
el mejor regalo que me ha hecho un novio jamás.
un besazo de tu mandi!